Trazos excéntricos

Antonio Ochoa explora ausencias y presencias en Tiempo y Amén

Guillermo Tovar


Precedida por ocho series la muestra Tiempo y Amén: El arte de lo sagrado y lo eterno, series nueve y diez del artista mexiquense Antonio Ochoa, explora sus ausencias y presencias a través de líneas que deshacen la nada y espacios blancos que albergan figuras orgánicas inmortalizadas en el papel y buscan incentivar en el espectador la tranquilidad y el equilibrio que lo sitúan en el presente.

La exposición, compuesta por 35 piezas de arte abstracto conceptual, busca expresar en Amén el conjunto de plegarias de Ochoa a ese ser superior, mediante figuras que resultan en líneas y trazos contundentes, formas aparentemente óseas que representan el orden que se restaura en el alma mediante la meditación. A través del dibujo tradicional, de líneas abstractas.

La serie diez, Tiempo, exhibe la recolección, registro de datos a través del tiempo y del proceso que llevan escuchar, orar, hablar, comunicarse con ese ser. Dios, en su sabiduría, hizo el tiempo, como algo eterno y sobre lo que se mediría la existencia del mundo. El artista visual lo expresa desde lo conceptual, esos datos como finalidad. Registró todo, y ya no le permitió olvidar de su pasado. Acentúa hechos, mediante textos dibujados, formas que se vuelven imágenes.

El artista reflexiona sobre la lucha entre el alma y la realidad que aplasta, que carcome; los breves lapsos de reflexión interna del ser humano, que busca en introspección la verdad, su propia verdad. Los tópicos de los que la muestra recoge su nombre están representados mediante fragmentos que de oración del día a día y espacios en blanco que simbolizan al tiempo bajo la hipótesis de la eternidad, creación de Dios para medir la existencia del mundo, de no ser por la escritura, presente en su creación más preciada: el hombre. Y la temporalidad, que hasta ese momento era desapercibida, se hizo juez y testigo del andar humano
El tiempo también está representado por el artista en la transición de las culturas y civilizaciones perdidas o incluso en aquellas que nunca existieron pero que se empeña en observar como buscando la clave a la solución del gran enigma de la raza humana: ¿De dónde venimos? Para él no hay ningún interés en saber qué sendero es el más espiritual ni cuál de sus libros es el más auténtico, sino lo complejas y vastas que son las religiones, con su escritura, caligrafía, tipografía y simbología propias.

Ochoa define el conjunto de las series que componen su obra no con títulos sino como “las posibles letras que se perciben formando palabras, frases, seduciéndome a descifrarlas” texturas que aparecen y desaparecen con la idea de hacerse presentes como queriendo patentar un grito de nostalgia en el tiempo”.

Vestigios, Glifos I y II, La oración, Naam o palabra/Norte, Puertas internas, Relicarium Petra, y Lecturas son las series que anteceden al más reciente trabajo de Ochoa. Todas han sido exhibidas ante público nacional e internacional, de manera individual o colectiva, utilizando todos los medios desde elementos vitales hasta grabado, digitalización fotográfica, instalación y huecograbado.

La muestra podrá ser visitada hasta el 28 de noviembre de 2009 en el Museo Regional de Azcapotzalco (Hacienda del Rosario s/n, esquina Av. Las Armas, Col. Prados del Rosario, Azcapotzalco, Ciudad de México). La entrada es libre.

Semblanza de Antonio Ochoa

Artista de origen mexicano, realizó estudios de artes plásticas y visuales en la ciudad de México; se especializa en grabado, estética y filosofía del arte.

Ha expuesto en México, Argentina, Estados Unidos de Norteamérica, Francia, España y Corea. Su obra pertenece a importantes colecciones en España (Center Catolic De Olot Catalunia), Suecia (Gävlebor Museum Hudiksval), Colombia y Argentina.

Actualmente, su trabajo visual se proyecta desde la instalación y las artes digitales; herramientas técnicas que lo llevan a cumplir su actual reto artístico: deconstruir templos, plasmar el tiempo desde lo infinito cuestionando la realidad como no existente.

Es el tercer mexicano distinguido con el Primer Premio de Adquisición en certamen internacional de grabado El Caliu Girona, Cataluña, España (en su séptima edición). El reconocimiento, de gran relevancia en el mundo de la gráfica a nivel internacional, fue entregado antes a los maestros Rufino Tamayo y Francisco Toledo. Antonio Ochoa obtuvo también El Sol de Oro otorgado por el Círculo Nacional de Periodistas en México.

<-- Anterior   |   Regresar   |   Siguiente -->

Home | Fondos editoriales estatales | Fondos editoriales universitarios | Editoriales del interior | Quienes somos | Contacto | Enlaces
Excentricaonline.com - Derechos Reservados ® 2006   Powered by: XpressionXtreme