Lecturas

Apuntes de un escritor malo, fotografía del mundo literario

Elvia Alaniz Ontiveros


Mauricio Bares, en Apuntes de un escritor malo cuenta las peripecias de Anónimo Hernández un escritor “malo”, bajo de estatura y feo, sin mayores pretensiones que publicar un libro y ser famoso, claro siempre con la certeza de que es un mal escritor y que las agencias editoriales y editores sólo buscan “talentos” que les signifiquen ganancias monetarias.

Alberto Chimal durante la presentación del libro señaló que “Anónimo Hernández, es en definitiva muy malo, pero no es un personaje malévolo. Él sabe que es mal escritor, sin embargo, eso no lo detiene a crear historias. Cuando uno se asume como un escritor malo, ya ganaste”.

Además, dijo que a Anónimo le toca vivir en un mundo literario en el que impera el favoritismo “que es mucho peor, que lo mal escritor que pudiera ser “porque nosotros lo hemos padecido. Nos ha tocado que no nos publican si no somos amigos o conocidos de tal”.

Para Bernardo Fernández BEF, el libro que todavía no alcanza a definir el formato “me parece que tiene toques de ensayo, epístola, y claro es también una suerte de diario” pinta con brochazos de manera certera “el ambiente literario” mexicano. Consigue de manera desenfada exhibir al autor, quien a través del personaje de este libro recrea de manera “divertida la actualidad de nuestras letras mexicanas”.

Y es que “el autor se desdobla en Anónimo Hernández, quien simplemente se asume como un escritor malo y, quien se piensa así tiene todo para ganar porque de entrada sabe que cualquier cosa que publique será basura, entonces todo lo que genere a partir de ahí será algo grandioso”. En el libro, anónimo “se encuentra con todas estas taras, rituales absurdos, deformaciones y vicios que se viven en el mundo literario”.

Apuntes de un escritor malo inició el año pasado, cuando el autor creó el blog de Anónimo Hernández, un personaje singular cuya carta de presentación tanto del libro como del personajes recita Bares “soy un escritor malo. No le temo a las rimas ni al lugar común. Es más, disfruto con las cacofonías y la reiteración injustificada”.

Bares, sin perder su estilo toque juguetón comentó que el libro no pretende criticar a la literatura mexicana, sino mostrar en todo su esplendor las peripecias de un escritor malo y que además tiene que “vérsela” con los círculos literarios en México. El libro está integrado por los textos que escribió en el blog un escritor malo “algunos textos como “malnacido” son inéditos, pero la gran mayoría están publicados ya”. Para el autor de lo importante es “los que los escritores emergentes hablen con su voz” porque pareciera que los escritos “los hace la misma persona”

Apuntes de un escritor malo está compuesto de 18 cuentos en los que Anónimo Hernández busca con ahínco ser publicado y de paso, consigue fotografiar el ambiente literario en México. El libro abre con “Un escritor malo” en donde Anónimo explica las ventajas de no ser un gran escritor “los escritores malos contribuimos a que destaquen los destacados; en pocas palabras somos la diferencia que los diferencia”. Además los escritores malos pueden escribir lo que se les de la gana.

Enseguida ofrece “Un escritor feo” en el que el autor señala que los escritores guapos “llevan la partida ganada de antemano” y es que haber nacido con una belleza natural y dedicarse a la literatura, a decir de Anónimo ya es garantía de que andarán tras ellos editoriales y un sinfín de admiradoras. Sin embargo, también los hay feos, pero que “contrarrestan” con talento y claro, los agraciados y “buenos para escribir”.

En “Escribator va al taller” Bares da cuenta de los talleres literarios y de cómo en ellos “se incuba el ambiente malsano que pervive en el medio literario”. En este texto Anónimo asegura que quien aspira a ser escritor “tiene que tragarse toda la mugre”, es decir, todos los comentarios que se gesten sobre sus obras, por dar un ejemplo.

Anónimo también reflexiona sobre las ferias de libros, “a quién se le ocurre cobrar la asistencia?”, pero la sorpresa del escritor malo no terminó ahí, por el contrario se acrecentó cuando descubrió que aquello semejaba una enorme librería y que además, la feria era más un extraña copia de supermercado.

Apuntes de un escritor malo, es una provocación para conocer de manera entretenida e inteligente la realidad del ambiente literario; de cómo un escritor sin “contactos, ni amigos” que enfrentarse a ese mundo. Pero es también una invitación para conocer un escritor audaz, divertido. Anónimo Hernández es sólo un pretexto para señalar desde un escenario desenfado lo evidente: los vicios del medio literario.


<-- Anterior   |   Regresar   |   Siguiente -->

Home | Fondos editoriales estatales | Fondos editoriales universitarios | Editoriales del interior | Quienes somos | Contacto | Enlaces
Excentricaonline.com - Derechos Reservados ® 2006   Powered by: XpressionXtreme