Xavier Velasco inició la presentación de su nuevo libro, Los años sabandijas, publicado por Grupo Planeta, durante la XXXVIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM). Una novela que empezó como el proyecto para una crónica sobre la década de los ochenta, que se desbordó hasta convertirse en una novela.

Eran demasiados los recuerdos sobre una época que guardaba un montón de momentos y personajes. Fue así como nació la historia de “el Roxy y el Rudy”, un par de “malandros” que se van a un concierto de Sting con dinero robado y que viven en una época muy distinta a la actual, donde se contaba con más privacidad y libertad para hacer y deshacer a placer.

Para Velasco, al contar una historia ambientada en los ochenta, lo que importaba era meter a la gente en una máquina del tiempo y llevarla a ese lugar en el que no existía la corrección política. Donde los personajes son muy puros, muy honestos, el que es canalla es así y no se esconde tras las redes sociales para serlo. Un libro que reflejara la cultura de la cocaína que reinó en esa época, la cual se convirtió en un símbolo de estatus. Para Xavier hay un candor muy especial en sus personajes que le da el placer de dejarlos hablar como “les da la gana”.

Durante la presentación, Xavier declaró que, aunque tenía muy claros los personajes y el inició de su libro, le faltaba esa chispa de inspiración para poderlo terminar. Por eso, cuando a inicios de 2016 recibió la oferta de Carlos Reygadas para protagonizar una película aceptó sin dudarlo, pues para él el escritor debe ser un aventurero. Sin embargo, una vez en Tlaxcala y después de tomar clases de equitación, necesarias para su papel, se dio cuenta que “su misión” era escribir.

Velasco compartió con la emocionada audiencia que en los descansos acostumbraba escaparse del set de grabación para escribir con más pasión y fuerza que nunca. “En ese momento me doy cuenta que estaba en la misma situación que cuando estaba en la escuela, estando en un lugar en el que no quería estar y escribiendo una historia sin que nadie se entere. Ficcionando a escondidas”.

A su regreso a la Ciudad de México su amor por la escritura estaba renovado. Y para él, Los años sabandijas se convirtió en una resurrección. La fallida incursión en la actuación fue sólo una prueba para darse cuenta de lo que realmente quiere y debe hacer: escribir.

AKPV.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank