Festival Internacional de Poesía Zacatecas 2010Guillermo Tovar

En Los animales invisibles de Luis Jorge Boone habitan diversas especies que se gestan a partir de la poesía, no sólo como literatura sino como un ansuelo que el autor lanza a los lectores para circundar los escollos que la acompañan.

El más reciente poemario del también autor de Legión y La noche caníbal, acreedor al Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde 2009, se presentó en el marco de las actividades del Festival Internacional de Poesía Zacatecas 2010.

Durante la ceremonia Boone, quien estuvo acompañado por los poetas Javier Acosta y Daniel Bencomo, debeló que a diferencia de sus demás libros, Los animales invisibles, fue un volumen que nació a partir de una necesidad personal. La compilacion de citas, partes de libros, ideas, construcciones lógicas que no parecian versos, definiciones, imágenes, incluso dibujos tienen cabida o confeccionan las partes que componen la obra.

Domésticos, Caminata y equitación y Ciudades de la llanura, Citas, sampleos, referencias, son la reestructuración de esas notas que debelan lo invisible y ocultan lo visible. El resultado, dijo, fue un libro que me llevó menos del tiempo que empleo en otros trabajos y que me sorprendió porque muestra que hay otras formas de acercarse a la creación. Como me gusta que cada libro sea diferente del anterior y que se desmarque; le dí la bienvenida al libro que se hizo sin tener la intensión de serlo y que probablemente no lo sea.

Por su parte Acosta consideró que en Los animales invisibles, la narración es visible y debela lo invisible, mientras que la poesía, invisible, permite ver con más claridad y comprender lo que es evidente. Encontró que algunos de los recursos que utiliza Boon es el lirismo lúdico y acético, ya que lo mismo el autor juega e inventa, al igual que mantiene un criterio serio a lo largo de la obra.

Agregó que el poeta también utiliza la intuición e indaga tanto en los límites internos como externos del poema, ejercicio que “hace que el poemario construya una poeticidad del poema”. El tiempo es otro factor que ilustra las coplas de Boone, pues dotan al poemario de ritmo. “El autor hace una investigación de la temporalidad importante, más músical que poética;construcción de nuevas propuestas.

Para Daniel Bencomo la verdad intima que genera el poemario, se gesta a partir de que se piensa el poema como otra forma de conocimiento. Agregó que en esta estructuración cada parte del poemario,“cada poema deja paso para la construcción de nuevos poemas”, gracias a la experimentación e inciden en citas textuales que se aúnan a la misma obra.

“La verdad –el poemario- se construye de manera diferente a la mayoría de las poéticas modernas. Boone busca en las nuevas promociones de la poesía mexicana”, concluyó.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank