Guillermo Tovar 

“Es muy importante revisar la historia de uno de los fotoperiodistas fundamentales de nuestra historia fotográfica como fue Héctor García”, reconoció Gabriela Bautista, coordinadora de la primera Semana de Fotoperiodismo de la FES Aragón, durante la charla Héctor García, la historia visual interminable, que impartió la periodista Raquel Navarro, en torno a uno de los principales fotógrafos de la segunda mitad del siglo XX, Héctor García y una de las publicaciones torales del fotoperiodista, Ojo una revista que ve. 

  

Primera Semana de Fotoperiodismo en la FES Aragón

México entre el progreso y el desarrollo, 1950

 

Durante la conferencia la también investigadora, situó la historia del periodismo en México en “las postrimerías del siglo XIX”. Evidenció que uno de los primeros periódicos del país en publicar imágenes fue el Semanario Ilustrado de Rafael Reyes Espíndola, avecindado en la ciudad de Puebla. Por su parte el bagaje informativo de la época gano espacio en las publicaciones periodísticas que nacían; al mismo tiempo la fotografía cedía espacio a las fotoperiodistas, “fotógrafos que habían salido de los estudios para retratar a los personajes de las diversos estratos sociales, públicos y privados”. 

  

En este contexto, dijo, “una nueva camada de fotógrafos, con la toma de conciencia de la importancia de su obra influyó con el tiempo, en un cierto sentido de independencia con respecto a las revistas y diarios para las que trabajaban”. La evolución de los medios permitió a los fotoperiodistas, más allá de su trabajo, oscilar entre “la fotografía convencional a la fotografía documental, trascendiendo a la fotografía de autor”. 

  

Navarro situó en las décadas 1920-1930 el auge de las revistas ilustradas, que dieron cabida al trabajo de fotógrafos que incidieron en el fotoperiodismo, “encontrando causes del ejercicio periodístico, que a través de sus ejecutantes ayudara a establecer miradas que alternativamente registraran otros aspectos de la cotidianeidad”. 

  

Primera Semana de Fotoperiodismo en la FES Aragón

Ángeles mayas, Yucatán, 1960

 

Así con las nuevas propuestas, abundó, de la fotografía convencional y con el peso de la imagen en las nuevas publicaciones, “el fotoperiodismo propició el fotodocumentalismo”, dando libertad a los protagonistas de signar su trabajo como de autor o independientes e incentivando la primer muestra de fotoperiodistas, “Palpitaciones de la vida nacional”

  

Durante la década de 1950 la libertad de los medios y el negocio de las empresas periodísticas limito el potencial de los reporteros gráficos, motivo que orilló a los fotoreporteros a “buscar medios alternativos para mostrar su trabajo, ya que por diversas razones no se ajustaban a los cánones de las líneas editoriales”. 

  

El cronista de la ciudad, Héctor García 

  

El papel que jugó Héctor García en la historia del fotoperiodismo, destaca por ser considerado como: “el cronista de la ciudad”. Este sobrenombre lo compartió con el escritor Salvador Novo, quien incluso escribió en torno a la obra de García, “protagonizada por gente común y corriente y escenarios de la vida cotidiana”. Entre los primeros trabajos gráficos que García desempeño después de haber sido bracero en el extranjero, “fue cubriendo protestas, marchas, mítines organizados por los estudiantes” agregó. 

  

Navarro citó las palabras de García, quien refirió en una entrevista algunos de los motivos que lo llevaran a desempeñar el oficio de la lente. “Bajo la guía de Gabriel Figueroa y Manuel Álvarez Bravo aprendí el oficio y los secretos de la fotografía. Desde luego Manuel Álvarez Bravo me impactó más plenamente, tanto por su maestría y capacidad técnica como por su conocimiento y explicaciones sobre la historia y modo de creación, y por supuesto el ejemplo de su propia obra. Dos años de permanente y cotidiano aprendizaje me dieron las bases para una concepción y manejo del oficio, a la vez principio del trabajo de fotografía y formativa en la revista Celuloide; las dos cosas, enseñanza y práctica me llevaron a decidir qué tipo de trabajo realizaría, decidí ser un reportero gráfico”. 

  

Primera Semana de Fotoperiodismo en la FES Aragón

Fundidores de Monclova, 1963

 

En las décadas de 1958 y 1968, Navarro centró el trabajo que situó a García en su trabajo fotoperiodistico más amplio. “Las marchas de los maestros y las crónicas graficas de los estudiantes fueron los ejes incluso de la publicación del volumen Imágenes y símbolos del 68”.  

  

Ojo una revista que ve 

  

La aparición de la revista Ojo una revista que ve, se debió a la censura que prevalecía en las empresas periodísticas; “ante la negativa del periódico Excélsior para publicar las fotos de García y otros fotógrafos, nació Ojo una revista que ve. En su primer y único número incluyó siete fotoreportajes de diversos fotógrafos, entre los que destacaron cuatro dedicados a los movimientos estudiantiles capturados por García”. 

  

Para Navarro la importancia del “primer y único número de Ojo”, titulado Una semana ardiente, radicó en el peso informativo contenido en las imágenes captadas por la lente de García y los contrastes con las demás publicaciones, principalmente lo presentado por el periódico Excélsior. 

  

Entre los ejes de los ensayos gráficos del fotógrafo destacó el manejo de los personajes que protagonizaban los hechos. “El simbolismo en la fotografía de la época, juega un papel importante al mostrar diversos planos que muestran la importancia de los hechos ante la noticia”. Navarro lamentó que la breve vida de Ojo una revista que ve, estuviera signada por la censura que prevaleció en la época.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank