Elvia Alaniz Ontiveros
Con el objetivo de promover los lenguajes musicales contemporáneos, cercanos a la teatralidad, el Conservatorio de las Rosas estrenó el montaje vocal y musical Cantar de las Negaciones, del escritor Ramón Martínez Ocaranza, durante el Palacio de Minería.

El montaje, cuya línea argumental de los jóvenes compositores de la institución musical moreliana, Alejandro Basulto Martínez y Jorge Alberto Alba, está basado en el poema con el mismo título extraído del libro Patología del Ser  (1981).

Las virtudes poéticas y dramáticas del michoacano Ramón Martínez Ocaranza, es la materia prima de la composición de una serie de canciones estrechamente vinculadas a la teatralidad de la música contemporánea, fueron presentadas como parte de la programación artística de Michoacán en la XXXI Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

Pese a que Martínez Ocaranza publicó cerca de 20 libros, su trabajo poético es prácticamente desconocido. Con este espectáculo multidisciplinario se busca difundir la creación de la música contemporánea, así como la formación de nuevos públicos.

Cantar de las negaciones da voz dramática y teatral a cuatro noveles cantantes (una soprano, una mezzo soprano, un tenor y un barítono), bajo la dirección vocal de Mónica Ruiz y la escénica de Fernando Ortiz Rojas, docentes también del Conservatorio de las Rosas.

Patología del ser, a decir del crítico literario Oscar Wong es una travesía por la conciencia del hombre; expresa las contradicciones de la existencia y pretende desacralizar al orbe. Como Ezra Pound, canta a la Tribu del Hombre, acaso por lo mismo se observa una mirada perentoria de construir al mundo, de salvar la esencia humana, pese a que ésta se determina por la fugacidad, por lo inasible. Sus poemas asumen la forma de cantares. Pero lo terrible del tema es que el hombre se encuentra solo. Y Dios permanece indiferente. La existencia es cruel. Y si ésta deviene de Dios, por lo consiguiente…

El poeta y ensayista michoacano, señala que Martínez Ocaranza fue “una persona, políticamente hablando, muy intensa, contrario al statu quo. Fue muy amigo de José Revueltas, quien estuvo involucrado en el movimiento estudiantil, lo mismo que Ocaranza en Michoacán. Yo creo que por ello fue un poco relegado por el sistema de la época, como sucedió con muchas otras personas”.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank