Elvia Alaniz Ontiveros
Phillip Garrison en su más reciente libro, Porque me faltan alas (Secretaría de Cultura de Michoacán) a través del ensayo y la crónica, recrea la vida de los inmigrantes mexicanos establecidos en los Estados Unidos.

Desde una perspectiva antropológica, Garrison, ofrece una mirada profunda a la migración para ofrecer al lector una historia diferente: la de los mexicanos que consiguen establecerse en suelo estadounidense.

Durante la presentación del volumen realizada durante la XXXI edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, Gustavo Ogarrio señaló que los relatos y reflexiones de Garrison “avanzan como textos en los que se funden los géneros del ensayo y la crónica para describir historias desde una perspectiva literaria y antropológica”.

Destacó que la atmósfera bicultural que parece expresada sencilla es resultado de un trabajo de verosimilitud narrativa. Es una propuesta apara mirar e interpretar el hecho migratorio teniendo como rango el plantear que las historias de los migrantes mexicanos tiene como telón de fondo lo que el autor llama la reconquista -disputa desde dos polos la supuesta autoridad de los Estados Unidos sobre el continente americano- y un ideal libertario por parte de los inmigrantes.

Para Raúl Mejía la importancia de Porque me faltan alas radica en que, contrario a la mayoría de los libros éste no habla sobre los momentos previos al cruce fronterizo por el Río Bravo o por el desierto, y lo que pasa después, es decir si el migrante es deportado, golpeado, o asaltado; sino de aquellos “migrantes que logran establecerse en suelo norteamericano”.

Mejía, dijo, que éste fenómeno lo viven una gran mayoría de mexicanos, quienes cuentan con algún familiar en Estados Unidos, pero que dada su frecuencia “se ha vuelto cotidiana y ha perdido su importancia y su valor”.

Sin embargo, reconoció que la migración, representa también, una fuente de ingresos, de promociones, de estudios con cargo al presupuesto, de carreras políticas y académicas fulgurantes. Cuando este cobró importancia, surgieron “congresos, simposios, seminarios, becas, y estudios de posgrado, aunque el fenómeno migratorio y sus circunstancias no hayan cambiado mucho en los últimos cincuenta años”.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank