Evia Alaniz Ontiveros
El primer tomo de Corridos Históricos de la Tradición del Bajío (Jitanjáfora), antologado por Juan Diego Razo Oliva es un libro que recopila 527 canciones emblemáticas de los 200 años de historia del corrido en Michoacán.

El libro, presentado durante la Feria Internacional del Palacio de Minería, XXI edición, se suma a las conmemoraciones del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución.

Con la publicación de este compendio de corridos, el sello editorial Jitanjáfora no sólo traza un mural de la canción popular mexicana del bajío, sino que además festeja los festejos del bicentenario y centenario de México.

José Mendoza, director de Jitanjáfora, señaló que esta recopilación es también una forma de celebrar el nacimiento de un género de la canción popular. Toda vez que “la odisea del corrido en México, según lo demuestra Razo Oliva, se gesta en el origen mismo de la lucha insurgente, por eso abarcamos desde las campañas de Morelos hasta la época de Porfirio Díaz en este primer volumen”.

El especialista en música tradicional Raúl Eduardo González envió un texto que fue leído por el narrador oral Marconio Vázquez en el que señala a Razo Olivo como un “folclorista enamorado como nadie de la historia de su tierra y sus cantares, que ha seguido a los cantores populares de su tierra natal”.

Detalló que Corridos Históricos de la Tradición del Bajío es el producto de largos recorridos por las calles, los mercados, las aulas, las bibliotecas y los archivos del autor, para reunir un acervo importante de canciones, horas de grabación, fotografías, manuscritos, impresos y objetos ligados al arte de los juglares.

El resultado, dijo, es la ubicación en su justa dimensión histórica y comunitaria al corrido, además de aprehender su relevancia para la época en que fueron difundidos. Corridos históricos de la tradición del Bajío “es un testimonio único de la necesidad vital y el destino que para los juglares representa la música”.

Uno de los aportes de Razo Oliva es el registro puntual de las variantes que ha tenido cada corrido en su época y en años posteriores. La recopilación permite apreciar la importancia de las letras del corrido mediante la contextualización de la época en que fueron compuestos y a través de las biografías de sus personajes.

González enfatizó que Razo Oliva realizó esta investigación “con un criterio que apunta más a la estética y la función social del corrido que a las características formales de éste, presenta su visión del género y resalta el fuerte carácter identitario que de él deriva, acentúa el sentir de comunidades y grupos marginados que han explicado en verso la historia combativa de la tradición madre”.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank