Wildernain VillegasGuillermo Tovar
En el marco de los festejos del Día Internacional de la Lengua Materna, se presentó en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes el poemario maya U K´aay Ch´i´ibal, El Canto de la Estirpe, de Wildernain Villegas, ganador del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2008.

 

 

En el acto la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, Teresa Vicencio señaló que el instituto que dirige dimensiona su labor por potenciar la literatura además auguró larga vida al premio Nezahualcóyotl de Literatura.

Villegas, quien leyó en maya algunos poemas como Oropéndola y Resplandece la huella, entre otros, refirió que la conclusión del poemario responde a “diez años de trabajo para lograr el libro y el premio Nezahualcóyotl”, con los que pretende rendirle un fruto para la lengua maya.

Previo a la presentación del poemario la cantante puépecha Rocío Próspero interpretó las pirekuas, forma vocal tradicional del estado de Michoacán, “Dalia Tsïtsïki”, “Lápiz ka cuaderno”, “Tsïtsïki sapichu” y “Turhikuarhu”, con las que mostró el sentir de una lengua que le canta a sus costumbres, tradiciones y al amor.

Por su parte Michela Craveri, quien presentó el poemario bilingüe (maya-español) al lado de Koulsy Lamko y Villegas, consideró que en el poemario se escuchan la voces de los pueblos indígenas del norte al sur. Destacó la capacidad con que el poeta recrea a la cultura maya simbólicamente y la conservación que representa la publicación de Cantos de la Estirpe.

Apuntó que el poemario rebasa lo conocido o connotado como etno poesía, poesía maya o literatura indígena, para situar la obra de Villegas al lado de la literatura universal. Encontró que las coplas del “poeta-cantor permiten ver al mundo con ojos nuevos”. Respecto al poemario consideró que “es una ventana abierta al mundo con ternura y descubrir en la naturaleza valores olvidados”. “Canta el canto de las plantas y animales, canta a la naturaleza dignificada por el hombre que equilibra el relato entre la naturaleza y el mito”.

La también investigadora de literatura maya destacó que uno de los ejes de la obra son los ancestros o los dioses, quienes guardan los vestigios de la cultura y a quienes el poeta reinterpreta para demostrar la vigencia de la vida. Otro de los personajes es el abuelo, quien inspira algunos de los versos de Villegas.

Respecto a la poética de Villegas, Craveri consideró que cumple y retoma la retórica clásica maya para reinterpretarla. Añadió que el motivo de escribir poesía es “porque la poesía es un instrumento para comunicar un significado de nuestra existencia. Dilata la vida interior, despierta la conciencia del mundo y nuestro papel en él”. La diversidad cultural es una de las esencias del país”, concluyó.

Para el dramaturgo, poeta y escritor africano Koulsy Lamko, “la desaparición de una lengua es la desaparición de una madre, la perdida de una lengua madre es perdida del origen”. Durante su intervención leyó algunos fragmentos de su obra en su lengua originaria y compartió con el público algunos cantos tradicionales.

Al termino de la presentación Damián Martínez (Guitarra y voz), Rie Watanabe (Violín), José Pérez (flauta tradicional), Juan Pérez (tambor tradicional), Gustavo Martín (Violonchelo) y Carlos Lot (Violín), integrantes del grupo Sak Tzevul interpretaron las piezas “Sotz´leb son” (Son de Zinacantán), “Oxib chu´uleltik” (Tres espíritus) y “Bolomchon” (Canto del Jaguar).

Sak Tzevul es una propuesta musical independiente , que busca difundir el camino de la música tradicional, de lo más significativo de las voces y cantos que acompañan y enriquecen su comunidad, su pueblo y su lengua tsotsil.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank