Guillermo Tovar
No tengo tiempo (Alfaguara, 2009) de Arturo Vallejo Novoa, narra la historia de la Chapara, empleada de un Mc. Donals donde desde sus pensamiento describe a los lectores el entorno que la rodea, sus conflictos y los personajes con los que comparte su trabajo.

La novela, ganadora del concurso Caza de Letras II, blog –taller, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), evidencia la manera en que los jóvenes dejan su vida en este tipo de establecimientos en los que a los más que se aspira es a llegar a empleado del mes, muestra de la falta de oportunidades y la oquedad que inunda a la sociedad en esta era del vacío.

Día a día la protagonista, en cofradía con los lectores, elabora una especie de diario en el que devela la personalidad de sus compañeros quienes no aspiran a más que a destacar en determinado grupo social, también de jóvenes, en el que el sentido de sus vidas se disuelve entre la indiferencia y la idea global del consumo.

La novela, coeditada por la UNAM y Alfaguara, a decir de Mónica Lavín, presenta a la protagonista con “voz fuerte y natural”. Lavín, quien formo parte del jurado integrado por los narradores Álvaro Enrigue y Alberto Chimal, apuntó que No tengo tiempo, fue seleccionada de entre 12 finalistas de 96 concursantes.

Consideró que las experiencias de la protagonista dan voz a la sociedad en general, pues “con humor y prosa justa, nada de excesos, al autor con expresiones como chido y no te claves, resulta elocuente para economizar emociones y mostrar a un personaje ingenuo y sabio, interlocutor o conductora de la realidad que habitamos”.

Destacó la manera en que Vallejo Novoa seccionó el texto para presentar lo durante el concurso, pues “ las secciones funcionaron ya que no daba la impresión de un trabajo truco”. Asimismo coincidió con González Rodríguez, quien considero a No tengo tiempo como “una de las mejores novelas publicadas desde el año pasado”.

Para el autor de Huesos en el desierto, la primer novela de Vallejo Novoa representa la labor de los narradores contemporáneos. González Rodríguez situó a No tengo tiempo dentro de la nueva ola de narradores en los que los acontecimientos sociales importan, como los temas que inspiraron obras de Juan Rulfo, Jorge Ibarguengoitia, Luis Zapata, Parménides García Saldaña y Rene Aviles Fabila, entre otros.

Calificó a No tengo tiempo, como un relato de horror cotidiano, por el que transitan “jóvenes castrados de futuro, jóvenes sobre la supervivencia en la ciudad, la gran orbe”. Respecto al autor señaló que “hace visible lo invisible para acceder al país de los jóvenes”, y como uno de los mayores logros de relato fue “evitar la autocomplacencia y sencivileria”.

No tengo tiempo, “una de las mejores novelas publicadas recientemente en la literatura mexicana” concluyó.

Durante la presentación la cantante Amandititita, leyó algunos fragmentos de la obra con los que vislumbró el contexto y personajes que acompañan a La Chaparra en No tengo tiempo.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank