Carmen AristeguiGuillermo Tovar
Transición, la más reciente obra de la periodista Carmen Aristegui, circunda una serie de entrevistas con los políticos y personajes que han inscrito en la historia, con sus comentarios, la manera de hacer política en el país. La serie de charlas trata de vislumbrar la difícil transición mexicana hacia la modernidad, en voz de sus protagonistas.

Asimismo la labor de Ricardo Trabulsi, tras el visor de la cámara, ilustra el volumen con retratos de quienes evaden la lente del fotógrafo como Rosario Ibarra de Piedra que, aunque de frente, se muestra con los ojos cerrados, o el también periodista Carlos Monsiváis quien mira simplemente al suelo. Otro como Diego Fernández de Cevallos firme ante la especulación de la cámara mira de frente y con la cara en alto.

Políticos, periodistas, escritores e intelectuales como Miguel de la Madrid, Andrés Manuel López Obrador, Roberto Madrazo, Miguel Ángel Granados Chapa, Luis Carlos Ugalde, Jorge G. Castañeda, Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Bartlet, Cuautémoc Cárdenas, Juan Ramón de la Fuente, Carlos Fuentes, entre otros, transitan por este extenso ensayo gráfico.

Entre los ausentes destacan Carlos Salinas de Gortari y el actual presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, que a decir de Granados Chapa, quien presentó el libro al lado de Lorenzo Meyer, José Woldenberg y los autores, “en los pinos se hicieron guajes cuando se les solicitó la entrevista y respondieron cuando ya no había tiempo”.

La Transición, inicia a partir de las elecciones de 1988 y cifra el extenso proceso democrático de la historia reciente de México. Los fenómenos del poder, la degradación de la política nacional, y las interrogantes que surgen sobre el resultado de la transición son los estímulos que guiaron e incentivaron los diálogos.

El proceso electoral, señalado como fraudulento, “planteó como el inicio de la etapa caracterizada por sucesivas reformas electorales y negociaciones políticas que desembocaron, años más tarde, en la alternancia electoral. Para otros de los entrevistados el proceso de transición lo ubicaron en movimientos sociales como el de 1968 o en la reforma política de Reyes Heroles en la década de 1970. Posteriormente la resistencia pacífica, que reivindicó el triunfo de Francisco Barrios en 1986 o el sismo de 1985, son fechas posibles para hablar dela transición gracias al reacomodo de las fuerzas políticas y sociales en la capital del país .

Cuestiones como ¿Logró México transitar de un régimen autoritario , vigente durante más de siete décadas, a una verdadera democracia?, ¿La transición mexicana culminó?, ¿Estamos aún en ella o a la luz de lo que hoy vivimos y la perspectiva que se vislumbra tendríamos que decir, abiertamente, que la transición fracasó?., son algunas de las interrogantes que Aristegui sugiere a los lectores para que saque sus propias conclusiones de la voces que concretan el volumen.

Factores como el Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el movimiento zapatista en el sur-este mexicano, el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, además de las sucesivas reformas que dotaron de autonomía a los órganos electorales y que permitieron la alternancia político-electoral en municipios, congresos y gubernaturas durante por lo menos tres lustros antes del arribo al poder de Vicente Fox Quesada, primer presidente surgido de las filas de la oposición.

El desafuero de Andrés Manuel López Obrador es motivo de opinión en el que se contempla la participación de la sociedad como una de las aristas de la transición. Otros temas de actualidad que se comentan son la recuperación del PRI de la mayoría absoluta en el Congreso durante las elecciones intermedias de 2009, los triunfos de la gubernaturas y la recuperación de amplios espacios de poder por parte del otrora partido oficial.

La publicación incentiva la reflexión que sugiere que “México está sumido en una profunda crisis que es en realidad la concatenación de varias crisis. Unas de vieja data, otras de coyunturas recientes y otras más que se suman en un contexto global crítico. Crisis económica y financiera, crisis energética, crisis alimentaria, pobreza y desempleo creciente son los signos que marcan hoy la vida del planeta. En nuestro país se agrega una crisis de inseguridad y violencia, a veces extrema, con el propósito de provocar el horror entre la población, que ha arrojado un saldo de miles de muertos”.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank