Guillermo Tovar
Mallas, máscaras, y zapatillas forjan la historia del “único súper héroe del que ha corrido sangre por sus venas”, así lo aclaró el escritor Álvaro Enrigue quien presentó la lado del hijo de la leyenda el libro Santo. El enmascarado de plata. Imágenes, de Lydia Gabriela Olivares Celis. La publicación a decir de El hijo del Santo, busca enaltecer la figura de su padre y hacer llegar a su público la figura el ídolo”.

Considerado como una de las figuras emblemáticas de la cultura pop, El Santo se muestra al lado de personajes y amigos como Javier Sólis, Cepillin, Gaspar Henaine (Capulina), el payaso Bozo, su manejador Carlos Suárez y los conductores Paco Malgesto y el periodista Jacobo Zabludovsky, entre otros. Esta variedad de fotos, “muestra que la trayectoria de El Santo fue prolífica y variada pues incursionó en el cine mexicano e incluso en circos como el de Capulina”.

El volumen compuesto por imágenes de carteles, fotografías de la leyenda y sus pertenencias y recortes de periódicos, muestra una de las primeras máscaras que el Enmascarado de Plata utilizó en su debut como El Santo en 1942. La careta, hecha con piel de cerdo, presenta algunas arrugas que evidencian la manufactura manual que elaboró el también protagonista de El Santo contra la mujeres vampiro.

En sus inicios Rodolfo Guzmán Huerta “El Santo”, se dio a conocer dentro de los encordados como Rudy Guzmán, sobrenombre que después cambiaria por El Hombre Rojo, El Enmascarado, El Demonio Negro y El Murciélago, personajes que perfilaban ya el atuendo de El Enmascarado de Plata. Entre los objetos que alberga el volumen destaca luna libreta en la que El Santo apuntaba sus peleas por el extranjero en las que destaca el sueldo, de alrededor de entre cuarenta y setenta dólares, que recibió por encuentros en Dallas, Houston, San Antonio.

La leyenda de El Santo se acrecentó, después de que el luchador se despojó casi completamente de su máscara en el programa de televisión Contrapunto de Zabludovsky, a principios de 1982, por lo que se dice “se cree que El Santo ya presentía su muestra”, destacó el Hijo del Santo.

El acervo de la publicación también guarda la serie que inmortalizó al luchador en historieta desde 1952, gracias a José G. Cruz, de la que recibió el sobre nombre de El Enmascarado de Plata, por el color que caracterizó su atuendo durante su carrera. “Tenemos seleccionada y archivada, desde el primer número, toda la historieta de Santo. El enmascarado de Plata”.

La publicación cierra la cronología gráfica de El Santo con la imagen de la última máscara que utilizó el 12 de septiembre de 1982 en la arena del Toreo de Cuatro Caminos. La leyenda y el mito del Sano continúan gracias al recuerdo de sus aficionados, destacó El Hijo del Santo.

En total la obra compila aproximadamente del diez al 15 por ciento de los artículos e imágenes que el Santo lego a su hijo menor quien con su labor continúa difundiendo y acercando a los aficionados el legado de su padre.

Be Sociable, Share!





Comentarios cerrados.

blank