Manuel Mancera/NaciónGay

Cada 28 de junio se conmemora un nuevo aniversario de la “revuelta de Stonewall”, un hecho ocurrido en Nueva York en 1969 y que marcó los inicios del activismo lésbico gay bisexual y transexual.

En Nueva York, el Empire State Building se ilumina anualmente de azul, lavanda y blanco para conmemorar el aniversario de Stonewall y, por tanto, el Día Internacional del Orgullo gay. Todo nació en el levantamiento del 28 de junio de 1969. En un pequeño bar del village llamado “Stonewall Inn” tuvo lugar el primer gran enfrentamiento entre los gays y la policía. A partir de esa “rebelión”, gays y lesbianas comenzaron a organizarse institucionalmente. En conmemoración del acontecimiento tiene lugar, a fines de junio de cada año, el Desfile de Orgullo Gay que se desarrolla en buena parte del mundo.

Para la comunidad gay de los años 60, Nueva York era la cuna de una débil voz que fue tomando conciencia de su condición de minoría y que, poco a poco, se convirtió en un grito de protesta que se escuchó en todo el mundo durante las dramáticas revueltas de éste mítico bar del Village neoyorkino, en el que aproximadamente 300 hombres y mujeres fueron arrestados después de 3 días de intensas protestas por la despiadada discriminación de la cual fueron objeto por parte de las fuerzas del orden, simple y llanamente por su orientación sexual.

stonewallEl “Stonewall Inn” era el bar preferido por los gays de Nueva York. Por aquellos días de finales de la década del los 60 era costumbre de la policía colarse periódicamente en los bares de ambiente, tratando de convencer a alguien para mantener relaciones sexuales, con esta trampa “cazaban” a la gente, pero su objetivo real era acabar con los lugares de reunión de gays y lesbianas. La persecución terminaba con redadas en el lugar para clausurarlo deteniendo a todos los que se reunían allí. Los clientes del Stonewall eran de lo más variopinto, todo un universo underground de la sociedad neoyorkina: desde jóvenes estudiantes hasta caballeros conservadores de traje y corbata, pasando por chicos radicales. El 27 de junio, tras una de las frecuentes redadas, la gente no pudo aguantar más la persecución y la represión de la libertad y estalló el conflicto. Cientos de gays se enfrentaron esa misma noche a la represión policial, terminando esa jornada con un muerto y varios detenidos.

La rebelión de Stonewall

Todo ocurrió durante el último fin de semana de Junio de 1969, agentes de la policía y agentes de control de bebidas alcohólicas entraron en el “Stonewall Inn”, ubicado en Christopher Street. Presuntamente, estaban allí para controlar las violaciones a las leyes de control de alcoholes. Pero comenzaron insultando y agrediendo a la clientela, y después de comprobar identidades, tiraron literalmente a los clientes fuera del bar, uno a uno. Ya no pudieron más, en vez de deslizarse silenciosamente en la noche, como siempre lo hicieron durante años, travestis, estudiantes, y otros clientes, se mantuvieron en su territorio y lucharon defendiéndose.

Alguien sacó de raíz un parquímetro y lo usó para asegurar la puerta como barricada. Los agentes y los policías fueron atrapados adentro. Éstos, destrozaron el lugar y llamaron refuerzos. Una fuerza desproporcionada de vehículos policiales acudieron a toda carrera a la escena con las luces girando y las sirenas resonando. La multitud creció. Alguien prendió fuego y ya las protestas no pararon hasta los tres días. Por primera vez, después de innumerables años de represión, este punto de inflexión hizo nacer y crecer el “Gay Power”.

El nacimiento del Gay Power

El poder gay comenzaba a florecer. En los días posteriores a la revuelta hubo un encendido debate entre la comunidad gay sobre como responder a estos sucesos. No todos consideraron que había que decir basta ya. Algunos querían más disturbios y que continuara la protesta masiva, mientras que otros querían poner fin inmediatamente a la violencia y a las manifestaciones públicas. Los que querían se restaurara la paz tenían miedo de que la policía pudiera vengarse incrementando las redadas en los bares, el hostigamiento y las detenciones. Pero desde la jornada siguiente a los disturbios se sucedieron las concentraciones en las que la mayoría de los centenares de personas que participaron eran jóvenes gays, pero ahora con una conciencia de orgullo y de no tener que esconderse. La calle comenzó a reunir en la protesta a grupos de gays entusiasmados, tomados de la mano, besándose, expresando su condición públicamente como tales, en una acción de liberación gay como nunca antes se había visto.

Después de varios choques violentos con la policía las aguas se amainaron y volvió la calma, pero en la conciencia de todos había empezado una nueva era en la lucha por los derechos de gays y lesbianas. Aunque los disturbios de Stonewall no se puedan considerar el principio de la lucha por la igualdad de gays y lesbianas, unas personas, gays y lesbianas, consiguieron que cambiara el estado de represión policial que les coartaba la libertad de ser. Estos disturbios transcendieron mas allá de una anecdótica bronca local, extendiéndose por todo el mundo la noticia cuyo significado supuso una explosión de colectivos y de activistas a partir de entonces.

Estos sucesos fueron tomados con un significado mítico. Muchas organizaciones orgullosamente usan Stonewall o La calle Christopher como sus nombres. Durante el verano y el otoño de 1969, cinco frentes de liberación Gay florecieron en Nueva York, Berkeley, Los Angeles, San Francisco y San José. A fines de los años 70 unos 300 frentes de liberación gay fueron creados. La primera conmemoración de la rebelión de Stonewall se llevó a cabo en Nueva York en Agosto de 1969. Otras Marchas fueron organizadas por primera vez en 1970 en Nueva York y Los Ángeles en el aniversario de los sucesos, una tradición había nacido.

Nace el día internacional del orgullo homosexual

El 12 de Octubre de 1985, en la conferencia anual de la Asociación Internacional de los coordinadores del orgullo gay, Morris Knight, un miembro de la delegación de Los Ángeles, de Christopher street west, propuso que el aniversario vigésimo quinto de la rebelión de Stonewall fuera observado con la primera celebración Internacional del orgullo Homosexual. Desde entonces, esta propuesta de metamorfosis del “Stonewall 25” en el Día Internacional del Orgullo se encontró con una entusiasta respuesta en las conferencias de la coordinación de orgullo en Vancouver, Minneapolis y Boston, y en las conferencias de la ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas y Gays) en Estocolmo y en París, donde los delegados discutieron y formularon el nombre y las demandas de la marcha internacional.

La histórica revolución de Stonewall fue inmortalizada en 1989 en Manhattan por el escultor George Segal, una escultura de bronce que se denominó “La Liberación Gay”, que representa a una pareja de gays y otra de lesbianas a tamaño natural, ubicada en la concurrida Plaza Christopher, en el mismo centro de Village, corazón del mundo gay neoyorquino. Además la Asociación Nacional de Parques agregó al parque anexo a “Stonewall Inn” a la lista de lugares históricos en los EE.UU. El bar donde se inició el movimiento de resistencia actualmente otorga premios a aquellos que logran destacar, ayudando a sus comunidades respectivas a salir de la clandestinidad y la persecución.

Para saber más en la excelente página argentina:

http://www.agmagazine.com.ar/?IdNot=375&cnt=103

Be Sociable, Share!





Comentar

blank